La Empresa familiar se reafirma como elemento positivo en la construcción de España

La Empresa familiar se reafirma como elemento positivo en la construcción de España

30 / 10 / 2018
El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) ha abogado por revertir la imagen negativa de las empresas, tanto de pymes o empresas emergentes como medianas y grandes, para ser una parte activa y un elemento positivo en la construcción del futuro de España.

 

En el acto de inauguración en Valencia del Congreso Nacional de Empresa Familiar, presidio por el rey Felipe VI ante más de 600 empresarios, se ha destacado la importancia de conseguir que la sociedad reconozca que el crecimiento de las empresas familiares es positivo y no es a costa de sus trabajadores como algunas voces parecen decir.

 

Las empresas familiares, deben ser una parte activa en el diseño y la construcción del nuevo modelo económico y social, pero hoy en España, ha añadido, la imagen de las empresas y los empresarios familiares no es positiva e, incluso, se ha visto dañada por la crisis económica.

 

El presidente del IEF ha defendido que las empresas deben invertir más y generar más empleo, y de esta manera tener beneficios y contribuir pagando "unos impuestos justos", y ha afirmado que el crecimiento de las empresas debe ser "algo a promover y no a ocultar".

 

Según ha anunciado, en los próximos años el IEF y sus asociaciones territoriales redoblarán sus esfuerzos para mejorar su imagen en la sociedad trabajando a todos los niveles, desde la educación en las escuelas hasta los medios de comunicación y en las redes sociales.

 

La crisis económica dejó unos efectos negativos que, a su juicio, no deberían ser utilizados para deslegitimar y criticar el periodo de paz y prosperidad que se abrió en este país hace 40 años porque, ha dicho, "no es justo atacar e intentar destruir todo lo que nos ha traído hasta aquí".

 

Hoy en día trabajan siete millones de personas más que hace 40 años, de las que 5,3 son mujeres, y se ha registrado un fuerte incremento del PIB en comparación con los países del entorno.

 

Pero la crisis dejó en evidencia algunos defectos del modelo económico y, tras varios años de recuperación, la tasa de desempleo sigue siendo más alta que la de los países de la UE, ha señalado.

 

Se han expuesto las características de la empresa familiar que las hacen más beneficiosas para la sociedad, como tener el foco en el largo plazo, la existencia de unos principios y valores reconocibles, el compromiso con la tierra donde está establecida que se traduce en generación de empleo y de inversiones y en cooperación con proyectos de desarrollo social.

 

Actualmente en España hay más de 1.200 empresas familiares, incluidas las pertenecientes al IEF, que generan una facturación anual equivalente al 28 % del PIB y dan empleo a 1,2 millones de personas en España y fuera.

 

En el acto de inauguración, la ministra de Industria, ha señalado los retos del presente y del futuro: la revolución digital, la internacionalización y la atracción del talento.

 

La internacionalización genera nuevas oportunidades de negocio y promueve el desarrollo de las economías de escala, y para consolidar las empresas españolas en otros mercados.

 

En cuanto a la transformación digital, España ocupa el puesto 14 de la UE en el ámbito de las competencias digitales, por debajo de la media, y necesita planificar estrategias de empleo que favorezcan la adquisición de competencias digitales.

 

Es necesario también, según ha expuesto la ministra, incrementar la inversión en políticas activas de empleo, que hoy solo representan el 0,6 % del PIB.

 

El Gobierno, ha manifestado, está comprometido con una economía más innovadora, digital e internacionalizada, ha dicho la ministra, que ha finalizado su discurso destacando el compromiso social que han demostrado las empresas familiares y su contribución a la economía.