Cómo anticiparse a la Normativa Europea de Construcción Sostenible

Cómo anticiparse a la Normativa Europea de Construcción Sostenible

13 / 11 / 2018
La reducción del consumo energético y el uso de energía procedente de fuentes renovables en el sector de la edificación, podría permitir que la Unión Europea cumpliese con el Protocolo de Kioto, así como su compromiso a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2°C, y el compromiso de reducir para 2020 las emisiones totales de gases de efecto invernadero en un 20% como mínimo.

 

Cumplir estos objetivos en plazo, finales del año 2020, resulta muy complicado a estas alturas en España, debido principalmente a la situación de crisis que hemos atravesado durante los últimos años, que no han facilitado el avance hacia la consecución de estos retos.

 

El Parlamento Europeo ha dado un gran paso en la utilización de energías renovables, pero España es el país de la Unión Europea con más infracciones medioambientales. Cerró el 2017 con 30 expedientes abiertos, cuatro más que el año anterior, suponiendo casi el 10% de todo lo acumulado por los 28 estados.

 

Los grandes retos del sector de la construcción en el futuro más próximo en España son la Estrategia 2020 (emisiones de gases de efecto invernadero un 20% menores a los niveles de 1990, 20% de energías renovables, e incrementar un 20% la eficiencia energética) y cumplir la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios para la implantación en 2020 de los llamados edificios de consumo de energía casi nulo NZEB (Near Zero Energy Building).

 

A 31 de diciembre de 2020 todos los edificios nuevos serán edificios de consumo de energía casi nulo, aunque ya a partir del 31 de diciembre de 2018 se aplica a los edificios nuevos propiedad de las autoridades públicas y que están ocupados por ellas.

 

Dicha directiva establece en su artículo 4 que “los requisitos mínimos de eficiencia energética se revisarán periódicamente a intervalos no superiores a cinco años”, por lo que está previsto que se apruebe durante este año 2018 una nueva actualización del Documento Básico de Ahorro de energía del Código Técnico de la Edificación.

 

Este nuevo documento revisará las exigencias reglamentarias para que los edificios que se construyan a partir de su entrada en vigor reduzcan al mínimo su consumo energético (un 50% inferior a lo exigido actualmente), aumenten la calidad del edificio, de sus instalaciones e incorporen energías renovables, es decir, presten atención a su demanda y en consecuencia sus emisiones de CO2 puedan alcanzar valores próximos a cero.

 

 

¿CÓMO PODEMOS ANTICIPARNOS A ESTE ESCENARIO NORMATIVO?

 

Los certificados de construcción sostenible son una herramienta clave para anticiparse a las futuras exigencias de la normativa. Así ha sido desde su creación en la década de los años noventa.

 

Todas ellas conllevan beneficios económicos para quien promueve, opera o mantiene el edificio, beneficios de salud y bienestar para sus ocupantes y reducen los impactos en el medio ambiente durante todo el ciclo de vida del edificio.

 

Disponen además de metodologías específicas para proyectos urbanísticos, para edificios de nueva construcción y también para edificios ya en funcionamiento (En Uso), con el potencial que ello supone para mejorar el parque edificatorio construido, reducir las emisiones de CO2 y conseguir edificios energéticamente más eficientes.