La demanda de casas Modulares se ha tripicado en 3 años

La demanda de casas Modulares se ha tripicado en 3 años

31 / 01 / 2017
Las casas prefabricadas son ya hoy –también en España– una alternativa real al ladrillo y el hormigón por su rapidez de instalación y su precio. Tanto que la demanda de estas viviendas prefabricadas prácticamente se ha triplicado en dos años. Las solicitudes de presupuesto de casas prefabricadas han aumentado un 40% en el último año.

 

Las casas modulares ya no son sólo una segunda residencia y el interés por ellas se ha disparado en los últimos dos años. La demanda de casas prefabricadas prácticamente se ha triplicado desde 2014. Así, han pasado de 1.750 solicitudes en 2013 a más de 4.000 este último año.

Son frecuentes las peticiones que solicitan el proyecto técnico y ejecución de viviendas de 100 ó 70 metros. Además, también se ha incrementado la actividad en los foros donde los usuarios solicitan información y consejos sobre este tipo de construcciones.

 

Las casas modulares ya no son sólo una segunda residencia

 

El precio mínimo de estas construcciones industrializadas se sitúa entre 600 y 800 euros el metro cuadrado mientras que la construcción tradicional oscila entre los 1.000 y 1.400 euros. Pero no estamos ante viviendas que pueden ser desmontadas y trasladadas, sino que son bienes inmuebles que pueden hipotecarse y revenderse como cualquier otra propiedad.  

Respecto al proceso de construcción, se requieren exactamente las mismas licencias que para construir una casa de hormigón, así como el proyecto técnico y se construyen con rapidez: en dos meses puede tenerse una casa lista para entrar a vivir.

Se construyen los paneles a medida para después adecuarlas al diseño del comprador. Esto permite que no haya ningún límite en el diseño aunque también existen otras empresas que optan por ofrecer modelos en serie.

 

Económicas, eficientes y sostenibles

Estas casas incorporan sistemas de construcción de alta tecnología que reducen a casi cero el consumo en calefacción y aire acondicionado. Los sistemas de aislamiento y ventilación hacen que la temperatura interior pueda superar en 15 grados la exterior en pleno invierno.

Las exigencias de ahorro energético del Consejo Europeo fijan una reducción del 20% en el consumo de los hogares, un objetivo que se da en la mayoría de estas construcciones. Efectivamente, la eficiencia energética y la sostenibilidad de estas viviendas son uno de los valores más destacados por las empresas que las construyen y por su público objetivo.